Beneficios del yeso

El yeso a lo largo de la historia ha sido utilizado como materia prima en la realización de revestimientos. Actualmente este uso se ha incrementado gracias a la versatilidad del material, pues en diversas proporciones y con distintos aditivos, cubre una amplia gama de productos de diferentes características.

Entre las muchas ventajas del yeso como material de revestimiento se pueden destacar su fácil manipulación, las buenas prestaciones desde el punto de vista de la habitabilidad, durabilidad y la protección ante el fuego. Y además es un producto cuya fabricación es sostenible con el medio ambiente.

La fácil manipulación del yeso es debida a las excelentes características del yeso:
• Es moldeable, por este motivo se adapta a los diferentes parámetros formando los guarnecidos y enlucidos.
• Permite regular su consistencia a voluntad, actuando sobre el factor agua/yeso.
• Su fraguado en regulable, esto posibilita la fabricación de yesos de fraguado controlado.
• La expansión de fraguado del yeso tiene ventajas en los tendidos, al evitar las fisuras de retracción.
• Posee una gran adherencia sobre cualquier soporte.

Habitabilidad, los revestimientos de yeso contribuyen eficazmente en los edificios en los siguientes aspectos:
• Proporcionan un importante acondicionamiento térmico. El yeso utilizado en interiores evita fugas de calor y garantiza un gran confort.
• La paredes revestidas de yeso absorben el exceso de vapor de agua de la edificación, es por esto que se crea una regulación higrotérmica. Por tanto a través del yeso las edificaciones transpiran.

Durabilidad

Las acciones a las que están sometidos los revestimientos interiores son principalmente mecánicos debidos a impactos. La dureza superficial del yeso es de 45, 65 y 80 Shore C respectivamente para los tipos de revestimiento tradicional, proyectado y de alta dureza.

Protección contra el fuego

El yeso es un material incombustible, por tanto no hay que contabilizarlo al estudiar la carga de fuego de los edificios. Además tiene una baja conductividad térmica, lo que evita la propagación del calor en los incendios y contiene agua que consume energía calorífica para evaporarla. El tiempo de protección de los materiales se expresa en minutos y se considera como el grado de resistencia al fuego (RF). Un claro ejemplo de esta protección del yeso frente al fuego es un ladrillo hueco de 11-12 cm sin revestir tiene un RF de 180, y revestido por 1,5 cm de yeso por las dos caras alcanza un RF de 240.

Estas características descritas sumadas a los excelentes resultados estéticos, hacen del yeso el mejor material en revestimiento de interiores.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Yesos Juárez Hernández S.L.